CONTINUIDAD DE LA RELACIÓN LABORAL: Alcances de sentencia No. 2013-189 Sala Se
MARZO 2014
Boletín Informativo
Boletín Labor Law Corp
Este es un boletín gratuito, si requiere más información o tiene alguna consulta, por favor escríbanos:

info@laborlawcorp.com

La información contenida en este boletín fue preparada por Labor Law Corp Costa Rica y es sólo para fines educativos e informativos y no constituye asesoría legal.

CONTINUIDAD DE LA RELACIÓN LABORAL:

Alcances de sentencia No. 2013-189

Sala Segunda 

La adecuada defensa ante una demanda laboral resulta tan importante como la debida documentación durante su ejecución, especialmente en tratándose de relaciones continuas a la orden de un mismo patrono.

En esta oportunidad, nos avocamos al estudio de una sentencia que nos reitera la posición de la Sala Segunda respecto de las recontrataciones de personal a la orden de un mismo patrono y sus especiales implicaciones respecto de la prescripción de derechos laborales.

El trabajador comienza sus labores para la compañía en fecha 1 de agosto de 1990 y se liquida, junto con el resto de trabajadores y otorgando preaviso en tiempo, en fecha 30 de setiembre de 1999.  Al día siguiente, sea el 1 de octubre de ese mismo año, este trabajador es contratado nuevamente con distintas condiciones laborales y lo despiden con responsabilidad patronal el 3 de abril de 2008.

En fecha 2 de abril de 2009, el trabajador interpone demanda contra la empresa para reclamar el pago de horas extras de ambas relaciones, así como los descansos laborados y no pagados de la primera relación.

Nótese que, desde el fenecimiento de la primera relación -30 de setiembre de 1999- hasta la interposición de la demanda, han transcurrido más de 9 años, razón por la cual la empresa alega la prescripción de derechos sobre este período y no presenta ulterior defensa sobre los mismos.

La posición de la compañía se fundamenta en el artículo 602 del Código de Trabajo, que indica:

Artículo 602.—Salvo disposición especial en contrario, todos los derechos y las acciones provenientes de contratos de trabajo, prescribirán en el término de un año, contado desde la fecha de extinción de dichos contratos.

Ahora bien, ante esta defensa, la Sala manifestó:

“Si bien la corporación demandada cesó con responsabilidad patronal al accionante el 30 de setiembre de 1999, lo cierto es que procedió a recontratarlo inmediatamente el 1 de octubre de 1999, bajo otras condiciones de trabajo (…).  A tenor del precepto 602 del Código de Trabajo, la prescripción empieza a discurrir a partir de la extinción del contrato de trabajo.  En hipótesis como la presente, donde la relación laboral sufre una ruptura y, posteriormente, se inicia un nuevo vínculo a las órdenes de un mismo patrono, este Despacho ha sostenido que mientras se mantenga vivo el segundo ligamen se paraliza el cómputo de la prescripción (…).  Lo anterior se justifica porque se mantiene latente el temor reverencial que siente el trabajador frente a su empleador, que muchas veces le impide defender sus derechos, siendo esa precisamente la razón por la que el cómputo de la prescripción comienza al finalizar el contrato de trabajo.”

Esta posición de la Sala proviene de la aplicación e interpretación del actual artículo 604 del Código de Trabajo, que reza:

Artículo 604.—En materia laboral, la prescripción se interrumpirá además por las siguientes causales:

(…)
e) Mientras se encuentre laborando a las órdenes de un mismo patrono.

Esta debe ser una primera señal de alarma para el patrono y las empresas en general, ya que la liquidación total de los trabajadores, incluso a efectos de evitar denuncias por ius variandi abusivo ante el cambio de condiciones, no implica la liberación total de responsabilidades patronales.

Existirá, como en este caso, la posibilidad de reclamos derivados de una relación supuestamente fenecida, siempre que el trabajador continúe laborando a las órdenes del mismo patrono, aun con condiciones distintas.

Ahora bien, la denegatoria de la defensa de prescripción sobre los derechos de la primera relación no fue la única situación que afectó gravemente a la empresa.  Siendo que se creyeron prescritos esos derechos, el demandado omitió referirse a los reclamos del actor, lo que eventualmente le costó una cuantiosa condenatoria.  Veamos:

“En el libelo inicial se pidieron 10.080 horas extra, trabajadas de lunes a sábado durante toda la relación laboral (a razón de 2 por día).  La accionada opuso la defensa de prescripción en cuanto a los derechos laborales surgidos entre el 1 de agosto de 1990 y el 30 de setiembre de 1999.  Por ello, expresamente omitió referirse acerca de lo ocurrido en ese lapso.  Consecuentemente, ha de tenerse por cierto (dado que no medió controversia al respecto – numeral 464 del Código de Trabajo-)(…).”

Esta misma situación ocurrió con respecto al reclamo de días de descanso, los cuales también fueron otorgados a partir del dicho del trabajador por omisión de manifestación de parte de la empresa, más allá de la defensa de prescripción.

De la sentencia de mención podemos extraer dos lecciones importantes a nivel empresarial:

1.    La liquidación total de personal que es recontratado dentro del año siguiente –plazo de prescripción- NO extingue los riesgos de reclamos de derechos sobre esa primera relación.

2.    A pesar de que pasen muchos años desde esa primera relación, en el tanto el trabajador se mantenga en la empresa y no transcurra un año de su salida definitiva, debemos mantener conservar toda la documentación que nos permita una defensa adecuada y efectiva ante reclamos eventuales.

3.    Es importante contar siempre con asesoría técnica especializada ante movimientos de personal sensibles, dentro de los cuales podemos mencionar los despidos y recontrataciones, cualquiera que sea su causa. 

Quedamos a sus órdenes para cualquier aclaración o ampliación.

Cordialmente,

Lic. Luis A. Medrano Steele
Socio Director
Labor Law Corp S.A.